Social Enterprise España

Empresas sociales y cooperación al desarrollo

¿Qué papel pueden desempeñar las empresas sociales en el desarrollo internacional?

Se habla mucho sobre el papel que pueden desempeñar las empresas sociales en la lucha contra la pobreza y los problemas sociales en los países en desarrollo. De hecho, las instituciones microfinancieras son las empresas sociales que más han crecido en las últimas décadas cubriendo un espacio en el mercado que había dejado de lado la banca tradicional. 

A medida que las ONG y las agencias de ayuda enfrentan recortes presupuestarios y críticas por la falta de un impacto sostenible, la idea de que las empresas sociales pueden contribuir sustancialmente a los esfuerzos de la Agenda 2030 de Naciones Unidas se ha vuelto más popular.

Con el crecimiento de las empresas que existen para mejorar el mundo, aumentan las inversiones dirigidas a estas empresas.  La inversión de impacto persigue resolver los retos sociales y medioambientales priorizando dicho objetivo sobre el de rentabilidad pero sin tener que renunciar a éste. 

No es fácil cuantificar cuántas empresas sociales están trabajando para abordar problemas en los países menos adelantados. Pero un informe en 2016 del Global Entrepreneurship Monitor (GEM), que se especializa en investigación empresarial, descubrió que alrededor del 1% de la población mundial se dedica al emprendimiento social, que define como iniciativas  comerciales que anteponen los objetivos sociales y medioambientales sobre las ganancias financieras.

Los países en desarrollo son centros importantes para la innovación social por la abundancia de oportunidades empresariales para resolver tantísimos retos sociales. En países como India, viven millones de emprendedores sociales por las desigualdades sociales y por ser un mercado con grandes oportunidades para escalar soluciones comerciales. Más cerca de casa, en la UE, una de cada cuatro empresas creadas cada año son empresas sociales. 

Después de la concesión del Premio Nobel de economía en octubre a tres académicos del MIT por sus avances en la comprensión de lo que hace que las personas sean pobres y cómo luchar mejor contra sus causas, la pobreza es un tema que vuelve a estar en el centro de atención. La clave del reciente reconocimiento es que los investigadores dejaban atrás teorías de «panorama general» y pasaban a experimentos sobre el terreno que analizaban uno a uno los factores determinantes para entender sobre cuáles de estos se podía intervenir efectivamente y sobre cuáles no.

Los presupuestos de ayuda tradicionales se están reduciendo

Aunque todavía hay un lugar importante para las ONG, hay muchas razones por las cuales, en algunas circunstancias, el emprendimiento social puede ser igual de bueno, o incluso mejor que la ayuda tradicional para combatir la pobreza y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Por un lado, los presupuestos de ayuda se están reduciendo, lo que hace que la sostenibilidad financiera sea una preocupación aún mayor para muchas ONG, la mayoría de las cuales dependen casi enteramente de donaciones privadas y ayudas públicas.

Algunos donantes incluso están reduciendo el volumen de donaciones a las economías emergentes como India y Sudáfrica para invertir más en negocios sociales, ya que algunos de los principales donantes e instituciones internacionales empiezan a entusiasmarse con la idea de que las empresas con impacto social pueden ser más efectivas abordando las causas de la pobreza. 

En 2011, las Naciones Unidas crearon el Global Entrepreneurs Council, un consejo de asesoramiento estratégico que reúne a empresarios y líderes de opinión de diferentes industrias para ayudar a las Naciones Unidas a encontrar soluciones innovadoras a los problemas mundiales y cumplir con los ODS. Y en 2013, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional y el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido crearon el Fondo de Innovación Global como una forma más creativa de abordar los problemas sociales.

Sostenibilidad

Aunque algunas empresas sociales pueden necesitar apoyos de la filantropía tradicional para el arranque del negocio, el objetivo es siempre conseguir que el impacto positivo en educación, salud, transporte sostenible o generación de empleo sea sostenible y escalable y genere un retorno atractivo para los fundadores e inversores.

Alejandro de León es un emprendedor en serie y CEO de Microwd, una plataforma que conecta a mujeres emprendedoras con dificultades para acceder a crédito en países en desarrollo con inversores. Microwd se enfoca en las mujeres que son «motores sociales», aquellas que pueden crear empleos y lograr mejoras en sus comunidades.

Aunque de León reconoce el importante papel que las ONG tienen apoyando a las personas más pobres, cree que la verdadera palanca para una transformación sistémica es el comercio. “Realmente creemos en el capitalismo para ayudar a las personas. Lo que necesitan es ser parte del mercado”, dice. «Con ayuda, tal vez mejoren sus condiciones durante un tiempo».

Otras empresas sociales existen para ayudar a ONG, resolviendo creativamente el principal objetivo que enfrentan dichas organizaciones: recaudar fondos. Worldcoo, ha desarrollado una tecnología que invita a los compradores a hacer una donación a proyectos de ONG en el momento de la compra. Hasta la fecha, la empresa social ha recaudado más de 2,6 millones de euros para la financiación de programas sociales a través de muchas ONG como UNICEF o Save The Children, por ejemplo.

«Una de las cosas principales que vemos es que cada vez más jóvenes quieren donar», dice Anna Moragas, responsable de comunicaciones y relaciones públicas en Worldcoo. «La mayoría de ellos tienen información y están concienciados, pero no tienen tiempo para donar. En Worldcoo les permitimos donar en momentos de su vida cotidiana, como cuando compran entradas online o alimentos en un supermercado».

OAN International ha ideado un modelo original para financiar sus programas. La ONG ha creado una empresa social llamada Nikarit que fabrica cosméticos para vender en España a partir de manteca de karité producida por mujeres en Benin. Los ingresos de la venta de cosméticos financian otros proyectos de OAN en áreas como agua y salud, mientras que las mujeres que producen manteca de karité se benefician de una fuente de ingresos que pueden usar para mejorar su situación y la de sus familias.

«Nikarit es el motor financiero de la ONG», explica José María Elola, uno de los líderes del proyecto. «Es difícil obtener fondos de las instituciones públicas. Lo más importante es la forma en que estamos tratando de cambiar la estructura tradicional de una ONG. Es una idea que está comenzando a ponerse al día con más ONG”, dice.

Y es que empieza a observarse que las organizaciones que dependían exclusivamente de donaciones y subvenciones empiezan a mirar al mercado como una fuente para conseguir financiación adicional, de manera recurrente y así tener más autonomía operativa. 

Ernesto Sánchez, fundador de la empresa social Round 13, ha experimentado tanto con un modelo típico basado en donaciones como con un enfoque comercial. Su empresa vende material de boxeo para financiar programas de entrenamiento y educativos y así mejorar perspectivas de muchos jóvenes en las comunidades afectadas por la pobreza y la violencia en África. 

Después de una visita a Uganda al poco de graduarse de la universidad, Sánchez, un entusiasta boxeador, tuvo la idea de poner cubos en los gimnasios de Madrid para que los usuarios pudieran donar artículos que no quisieran y enviarlos a centros de boxeo en África.

Aunque la respuesta de los donantes fue positiva, pronto se dio cuenta de que para que el proyecto creciese y se expandiese en Uganda y otros países, Round 13 necesitaba encontrar una forma más sostenible de generar ingresos. «Comenzamos con donaciones, pero nos dimos cuenta de que el modelo no era viable», dice. «Así que pivotamos y desarrollamos una línea de productos de boxeo para vender también».

Productos competitivos

Aunque dice que inicialmente fue difícil convencer a los consumidores y gimnasios en España de que la organización podía ofrecer un buen producto además de un valor social, Sánchez afirma que muchos clientes adoran sus suministros de boxeo y los compran de manera recurrente. «Hay muchas ventajas comerciales y sociales en centrarte en mejorar tu producto para dar valor al cliente».

La importancia de tener un producto excelente es algo con lo que Gloria Gubianas, una emprendedora social de 24 años, está de acuerdo. Gubianas comenzó Hemper, una empresa que fabrica bolsas de cáñamo en Nepal, en 2016, con cinco cofundadores tras un viaje de voluntariado a Nepal.

Comenzaron comprando bolsas de Nepal para venderlas en España como una forma de ayudar a las comunidades que había conocido, pero luego se dieron cuenta de que establecer su propia cadena de suministro y apoyar a las personas en Nepal para establecer fábricas y talleres competitivos sería una forma de ayuda con más impacto. 

Para Hemper, tener un producto que pueda competir en el complicado mercado de la moda es tan importante como gestionar el valor social de la compañía. «No queremos que nuestros clientes nos compren sólo por el impacto social», dice ella. «Si solo competimos por la parte social, no sobreviviremos, por lo que realmente nos enfocaremos en la marca y el diseño del producto».

Entre las marcas que Gubianas más admira se encuentran Ecoalf, Patagonia y Veja, tres marcas de moda que han encontrado la combinación correcta entre la misión social y un producto que los consumidores adoran.

Flexibilidad

Otra ventaja clave que tienen los emprendedores sociales es la flexibilidad. Muchas empresas sociales no están limitadas por la idea de que deben trabajar en un sector o en un producto particular y tienen la flexibilidad de cambiar su oferta o enfoque para conseguir sus objetivos sociales. 

«Podemos escuchar a nuestros clientes y desarrollar enfoques bottom-up”, dice Alejandro de León. «Si tienes una empresa, no decides cuáles son los productos. Dejo que el mercado me presente lo que necesito vender. Solo tienes esta flexibilidad cuando estás en el mercado. Cuando tienes donantes tienes que responder a ellos. La flexibilidad es la principal ventaja que tenemos”.

Responsabilidad social corporativa y desarrollo internacional

Aunque las empresas sociales están muy por delante de las empresas tradicionales cuando se trata de combinar objetivos sociales y rentabilidad, la creciente importancia de la responsabilidad social corporativa para con los consumidores significa que las empresas más tradicionales también están analizando cómo pueden ser social y ambientalmente responsables.

Más de 12,000 organizaciones, incluidas algunas de las empresas más grandes del mundo, se han inscrito, por ejemplo, en el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, que insta a las empresas a alinear voluntariamente su trabajo con los principios de derechos humanos, laborales, medioambientales y anticorrupción.

Gubianas, cuya empresa cree firmemente en el triple resultado final, donde el éxito empresarial se mide por las ganancias financieras, las personas y el planeta, espera que algún día todas las empresas puedan ir aún más lejos.

«En un futuro, espero que muy cercano, no habrá empresas y ONG. Deberían ser lo mismo ”, dice Gubianas. «No hay razón para que haya organizaciones que causen problemas y organizaciones que intenten resolverlos».

Más información sobre las empresas sociales en este artículo

Worldcoo ha desarrollado una herramienta gratuita para permitir a los compradores financiar proyectos de ONG. El widget Worldcoo es una herramienta innovadora que se puede agregar a una plataforma de comercio electrónico, lo que permite a los clientes realizar micro-contribuciones de € 1 o más a proyectos respaldados por Worldcoo en el momento de pagar tus compras.

Round 13 utiliza el boxeo como una forma de alentar a los niños de las comunidades afectadas por la pobreza y la violencia en África a pasar menos tiempo en las calles y canalizar su energía hacia algo positivo. Vende productos de boxeo de alta calidad, utilizando las ganancias para proporcionar a los niños en África equipos de boxeo, becas académicas y asistencia médica.

Nikarit es una empresa social y un proyecto de la ONG OAN International. Nikarit fabrica y vende cosméticos naturales hechos con manteca de karité producida por cooperativas de mujeres en la comunidad de Nikki en Benin. La empresa social tiene como objetivo empoderar a las mujeres de Nikki, mientras reinvierte las ganancias de la venta de productos en otros proyectos dirigidos por la ONG.

Microwd acelera el desarrollo de comunidades a través de servicios financieros. La empresa social conecta a los inversores en España con las mujeres de los países en desarrollo para proporcionarles micropréstamos para sus negocios y ayudarlos a salir de la pobreza. Actualmente, Microwd está ampliando la cartera de productos que ofrece para incluir cosas como microseguros y planes de pensiones.

Hemper vende bolsas de cáñamo a clientes en España y en más de 30 países. Las bolsas están hechas con técnicas y materiales textiles tradicionales de Nepal. Todas las bolsas son producidas en Nepal por las comunidades locales y el proceso de producción está diseñado para ayudar a las comunidades desfavorecidas del país.

Social Enterprise España

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡YA SOMOS 150 EMPRESAS CAMBIANDO EL MUNDO! TODO SOBRE EL EMPRENDIMIENTO SOCIAL EN NUESTRA NEWSLETTER

¡SUSCRÍBETE Y PARTICIPA!

SUBSCRÍBETE A LA NEWSLETTER Y TENDRÁS LA INFORMACIÓN MÁS RELEVANTE SOBRE EL SECTOR DE LAS EMPRESAS SOCIALES